Falleció Eduardo “Paisano” Vázquez, sinónimo de fútbol.

Don Eduardo Vazquez en la cancha con su familia

Don Eduardo Vazquez en la cancha con su familia

Pese a que la estaba luchando, se fue sorpresivamente, en marzo iba a ser intervenido.

Este fin de semana conversábamos en cancha de Ministerio mientras veíamos un par de amistosos de su querido club, Ministerio. Mate por medio, buñuelos y junto a sus hijos Nacho, Sergio y Gonzalo, su hija Romina, su yerno y su pequeño nieto conversábamos de todo un poco. Eva había relatado la mala experiencia en el Hospital Italiano, en donde la educación y el trato a la gente no era justamente algo para destacar, al menos en el área que ellos visitaron.  

Como el mundo es un pañuelo, al unisono nos consultamos  y Don Vazquez (tal cual siempre lo llame) me dijo: – “Bolado, usted no venia en ruta sobre fin de enero desde Buenos Aires ?”, idéntica pregunta le realizaba, ya que en una calurosa jornada de los últimos días de enero nos cruzamos las miradas en el medio de la ruta y de la nada a 250 KM de Necochea – Quequén, ambos dijimos que era muy casual, pero este fin de semana nos sacamos la duda y efectivamente,  nos habíamos cruzado en el camino. Como nos cruzamos en el camino de la vida por el fútbol, este que no suma de a trofeos sino de experiencias y con Vázquez fueron todas positivas, sin importar resultados.

Lo comencé a tratar de manera más cercana en 2008 y fue todo una sorpresa, yo tenía una imagen equívoca de él. Don Vásquez, fue técnico de mis hijos Aitor y Agustín, bautizando a este último “Pocoloco”; fue técnico ejemplar en donde jamás un mensaje violento a propios o extraños, por el contrario. Uno de tantos ejemplos, en la final donde la selección juvenil de Necochea logra el título en Saladillo, Vázquez  cuando absolutamente todos, todos, estábamos descontrolados por las situaciones que vivíamos, él ponía paños fríos a cada uno que se le cruzaba.

Cómo técnico un formador, como persona igual, incansable trabajador de Puerto Quequén, pocos saben de su labor  con los pibes del barrio, con los pibes del club, no era solo el técnico de las tardes de entrenamiento o los fines de semana con fútbol… CONSEJERO, COLABORADOR, recorría casas y calles hablando con los que equívocamente tomaban caminos incorrectos.

Como dirigente, puso y puso y fue y fue, INCANSABLE. Y en ambos casos como técnico y dirigente dando tiempos y muchas cosas más, que hoy seguro su familia reclama, por tenerlo algunos de esos momentos con él.

Él era la familia, su familia; este fin de semana ver como su pequeño nieto lo abrazaba de su pierna y balbuceaba palabras de cariño y lo buscaba cada minuto, denotaban el afecto que supo transmitir a cada persona de su entorno.  Por eso uno puede hablar  mucho más de Don Vázquez, porque hay toda una ejemplar historia detrás de este hombre, pero el dolor es muy grande. Unos deberán saber cosechar lo que sembró en el vestuario, otros en el club, otros en la familia y otros en su vida social y laboral.

Eduardo “Paisano” Vázquez, inolvidable, sinónimo de Ministerio de Quequén, de fútbol, compromiso, de familia estará siempre presente, pero te vamos a extrañar mucho.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s