NUEVO ENCUENTRO DIFUNDE LA ADECUACIÓN DEL GRUPO LA CAPITAL

unnamedEl Frente Nuevo Encuentro, Mar del Plata, festeja la adecuación de los grupos monopólicos de la comunicación en función de la plena aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Ante la desinformación y desconocimiento de la situación a nivel local, el grupo de comunicación de Nuevo Encuentro da a conocer cómo quedaron conformadas las empresas en dónde los hermanos Aldrey tenían participación legal. Los señores dueños del Multimedio La Capital han perdido en concepto de acciones como mínimo un 50 % cada uno.

nuevo-encuentroEs importante destacar que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, no regula a quién se le transfiere la licencia sino que por el contrario establece requisitos que deben tener los nuevos dueños de aquellas empresas adquiridas. Esto significa que deberán operar en edificios independientes con nuevo personal, participar en el mercado como unidades independientes y no podrán repetir contenidos.
Las garantías de la cumplimentación de esta reglamentación se puede observar en el trabajo mancomunado de la AFSCA junto al de Ministerio de Economía, expresado en diferentes reuniones mantenidas entre Martín Sabbatella y Axel Kiciloff. Por otro lado, el Ministerio de Trabajo estará pendiente para que ningún trabajador pierda sus puestos laborales y la oposición podrá hacer un seguimiento desde los espacios designados en el organigrama de la AFSCA.
Este nuevo panorama generará nuevos puesto de trabajo permitiendo el ingreso de nuevos actores a la comunicación local y creará nuevos contenidos con producciones propias. Un gran avance de la LSCA ya que en tiempos pasados, los mismos periodistas repetían los mismos contenidos en una cadena de medios del mismo empresario.
Juan Carlos Aldrey, Florencio Aldrey y Eduardo Aldrey tienían participación en tres empresas:

  1. Difusora Austral S.A.: La empresa pertenecía a un 80 % a Florencio Aldrey, un 10 % a Juan Carlos Aldrey  y a un 10 % a Juan Eduardo Aldrey.
  2. La Prensa S.A.: Pertenecía a un 78,44 % a Juan Carlos Aldrey, a un 10.78 % a Dolores Noya y a un 10.78 % a Laura Laiño.
  3. Editorial La Capital S.A.: El 50 % de la empresa pertenece a La Capital Cable S.A que pertenece un 90 % a Aldrey Iglesias, un 5% a Juan Eduardo Aldrey y un 5% a Juan Carlos Aldrey.
La totalidad de acciones de las tres empresas se la repartían en casi su totalidad tres personas que tienen un vínculo parental. Por otra parte, se visualiza que otras dos personas tenían una mínima participación en una de las empresas, no superando los 11 %.
Tras la aprobación de la adecuación por parte de la AFSCA basada estrictamente en la ley, como lo dispuso Cristina Fernández de Kirchner en la asunción de Sabbatella: “Cumplir y hacer cumplir la Ley”, el grupo marplatense quedó de la siguiente manera:
  1. Difusora Austral S.A.: La empresa quedó conformada con Dolores Noya y Julia Cazón Fervienza. Quedando sin representación los hermanos Aldrey.
  2. La Prensa S.A.: La empresa quedó conformada con Marcelo Pasetti con un 10,78 % y Laura Laiño con un 89,22 %.
  3. Con lo que respecta a la Editorial La Capital S.A. la empresa mantiene la misma conformación porcentual.
El proceso de adecuación deja como saldo que:
  1. En La Prensa S.A. y Difusora Austral S.A. ya no tienen representación legal los hermanos Aldrey.
  2. Antes 3 empresas tenían 5 dueños y ahora se suman dos actores nuevos.
  3.  Juan Eduardo Aldrey tenía 10 % de Difusora Austral S.A. y 5 % de La Capital Cable S.A. y, luego de la adecuación, mantiene el 5 % de LCC. Esto significa que se desprendió de un 77 % del total de la representación en las empresas.
  4. Juan Carlos Aldrey tenía 10 % de la Difusora Austral S.A., 78.44 % de La Prensa S.A. y 5 % de La Capital Cable y, luego de la adecuación, mantiene un 5 % de LCC. Esto significa que se desprendió de un 94.7 % del total de la representación en las empresas.
  5. Florencio Aldrey tenía 80 % de Difusora Austral S.A. y 90 % de La Capital Cable S.A. y, luego de la adecuación, mantiene el 90 % de LCC. Esto significa que se desprendió de un 47 % del total de la representación en las empresas.
La Ley de Servicios de Comunicación está en plena aplicación, los grupos comienzan a adecuarse y a transferir sus licencias pero es un error pensar que por ello tenemos una comunicación plenamente democrática. Para profundizar y consolidar la comunicación se necesita construir más voces, más medios alternativos. Los procesos de adecuación quedan obsoletos si no se logra que el estado, en todos sus niveles, pueda cubrir el 33 % de los medios establecido en la ley y si las organizaciones civiles no logren cubrir el otro 33 % que le corresponde. Es allí donde reside la significancia de una ley profundamente democrática creada por la sociedad.
Hay que seguir trabajando en la línea que se viene desarrollando, respetando el articulado de la ley y profundizando la democracia, porque una comunicación plural es posible. Como bien lo ha anunciado Martín Sabbatella: “Es el principio del fin de las posiciones dominantes”.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s