Si su DNI termina en 983 o 461 conformarán los jurados para juicios penales

Quiénes serán los primeros jurados en la provincia de Buenos Aires

El gobierno bonaerense sorteó este mediodía las dos terminaciones de los Documentos Nacionales de Identidad cuyos titulares estarán del otro lado del banquillo, en los juicios que contemplen penas mayores a los 15 años.

Quiénes serán los primeros jurados en la provincia de Buenos Aires

El gobierno bonaerense sorteó este mediodía las dos terminaciones de los documentos nacionales de identidad (DNI) cuyos titulares serán jurados en los juicios penales de la provincia de Buenos Aires. 

Se trata de los números 983 y 461, por lo que los ciudadanos que tengan sus DNI terminados en esas tres últimas cifras conformarán los jurados para juicios penales que contemplen penas mayores a los 15 años.

El sorteo se realizó en el Instituto de Lotería y Casino de la provincia de Buenos Aires, en La Plata, y estuvo presidido por el gobernador, y el ministro de justicia provincial, Ricardo Casal.

Scioli remarcó que el sistema de juicio por jurados “está en la base de la concepción democrática de la justicia”.

“Ellos (los jurados) tendrán la responsabilidad cívica de representar al pueblo de la provincia de Buenos Aires”, aseguró el mandatario provincial, quien destacó que “no será fácil (su trabajo), ya que estarán decidiendo sobre lo más sagrado, que es la vida y la libertad de las personas”.

El primer número sorteado fue 983 y como sólo hay 10.890 ciudadanos con DNI con esa terminación, lo que no cubre la cantidad de 12 mil jurados necesarios, se procedió a un nuevo sorteo, saliendo en esta oportunidad el 461. 

De todas formas, ahora el ministerio de Justicia provincial deberá depurar la lista con las personas que estén impedidas de conformar los jurados por cuestiones de edad o cargos públicos, como así también por enfermedad, entre otros.

Los sorteados para enjuiciar imputados en delitos de más de 15 años de prisión serán 6000 hombres y 6000 mujeres, y actuar como jurado será una carga pública irrenunciable.

Entre los requisitos para ser jurado también figuran: ser argentino o haberse naturalizado hace más de cinco años, y ser apto física y psíquicamente.

No podrán ser convocados los funcionarios públicos, ministros de culto religioso así como autoridades de partidos políticos, integrantes de las fuerzas de seguridad o del Servicio Penitenciario, exonerados de la administración pública, abogados, escribanos y procuradores, condenados o procesados por delitos dolosos.

Los ciudadanos que surjan del sorteo serán notificados de inmediato por una carta, que deberán responder con una declaración jurada contestando si son miembros de fuerzas de seguridad, si tienen cargo político superior a director, si están condenados o procesados u otro de los impedimentos que marca la ley. 

Sus nombres integrarán un padrón final que, una vez depurado de acuerdo a las prohibiciones y los requisitos exigidos por la ley, será enviado a la Suprema Corte.

Luego, el máximo tribunal realizará en cada juicio que se celebre un nuevo sorteo, por departamento judicial, del cual quedarán 12 jurados titulares y 6 suplentes.

Los ciudadanos seleccionados serán jueces en las jurisdicciones en las que viven, lo cual podrá implicar recorrer largas distancias para asistir a las audiencias.

En esos casos, el Estado le asignará una dieta diaria suficiente para cubrir los costos de transporte y comida, a través de una partida especial de la Suprema Corte. 

Si un miembro del jurado posee un problema que le impide atender a la convocatoria, deberá presentar su caso al juez, que lo evaluará con “criterio restrictivo” y, en si concede la excusación, será reemplazado por alguno de los jurados suplentes sorteados.

Los jurados podrán excusarse en caso de tener relación con la persona enjuiciada, y, para garantizar imparcialidad, la defensa o la fiscalía podrán recusar a integrantes que puedan tener cualquier vínculo con el acusado.

El pago de una compensación económica se hará efectiva si la persona trabaja de forma independiente, y podrá ser retribuida con la suma de dos jus (unidad arancelaria de la Justicia) diarios, con lo cual cobrará por día de función $580. 

Al ser citado al juicio, junto a otros once ciudadanos con quienes compartirá la deliberación, el juez le dará un instructivo y le indicará las reglas del proceso, cómo se evalúan las pruebas y el ámbito de su decisión, que deberá estudiar para llevar adelante la tarea de determinar si el imputado del proceso es culpable o inocente.

Los miembros del jurado deberán reunirse solos y dar un veredicto, por 10 votos contra 12, si el enjuiciado es inocente o culpable; luego el tribunal dictará la sentencia.

Si la decisión del cuerpo de ciudadanos es una absolución, ésta será inapelable. Cualquier otra sentencia podrá ser recurrida.

Fuente: Ambito Financiero/Télam

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s