SE APAGÓ UNA GRAN VOZ

Jorge MondiPor Juan Alberto Poteca.- Sin duda, Jorgito Mondi fue una de la voces que impactaban al oyente de aquellos años dorados de la AM local. Compartimos programas emblemáticos de la radio y supo poner su voz a las tandas de transmisiones de fútbol y boxeo que hacíamos entre los años 70 y los primeros de los 80. Fue locutor del querido ” Gordo” D’Annuzio en Acelerando, audición inolvidable del automovilismo zonal.

    Jorge, enamorado de su Quequén, fue el compañero jovial, creativo y estudioso, pero también un chico de barrio, impregnado de sentimientos familieros y rodedo de personajes singulares. Galante con las damas, seductor en los programas de las noches, inquieto como movilero, dinámico como conductor y profundo como entrevistador.
   Era fácil trabajar con él, teníamos las mismas ansias de superación y nos llevábamos casi todo por delante, con las sanas intenciones de darle lo mejor al oyente. Cuando de la dirección nos llamaban, salíamos con la mirada cómplice de que volveríamos a las andadas.
    Sus compañeras de tanda lo tenían cortito, Lucrecia  lo corregía, Nelly Prieto lo cuidaba y Lía Farrel  le ponía ideas a sus propuestas. Hacíamos un buen equipo, donde las diferencias futboleras nos enfrentaban en alocadas discusiones radiales. Fácil de tentarse de risa, tenía sus tropiezos con Santiago Oscar Veiga, otro flojito para caer en las mismas situaciones.  Al igual que con César San Román y Héctor Antonio Medina, los desfíos por las hazañas de barrio, se escuchaban entre los temas musicales que salían al aire.

    Fue el creador de ” los tangos de las doce y pico”, en honor al inolvidable Omar ” Pico” Paño. Tanguero y peronista, hincha fanático de San Lorenzo de Almagro, amante de la noche, las buenas comidas y los tragos de wisky, Jorge compartió con nosotros buenos momentos.
    Socios en iniciativas populares, junto al ” Negro” Raúl Olivera,  nunca pudieron ganar la plata que soñaban ganar.Fue un dúo simpático, carismático,  de fácil llegada a la gente. Escucharlos hablar de sus proyectos ya era desopilante.
    Su ida a Mar Del Plata lo blindó profesionalmente. Se hizo al periodismo con seriedad, creció como conductor y productor. Logró fama y respeto, creció en todo aspecto y sus hijos han seguido su camino en los medios.
    Hoy lo despedimos y al hacerlo, nos damos cuenta que la radio celestial sigue sumando voces. La tuya Jorge, seguirá sonando tan alta como en las transmisiones deportivas, dinámica  y profunda como en los programas compartidos o seductora como aquellas noches de la radio.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s