ENRIQUE SOLA: EL REGLAMENTO A CARA DE PERRO

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Juan Alberto Poteca.- Enrique se fue el viernes pasado, dejando el recuerdo de su impronta como dirigente de nuestro fútbol. El, junto al recordado Emilio Resuene, supieron interpretar los reglamentos y aplicarlos en consecuencia. Firme defensor de los colores de su Club, Estaciòn Quequén, en el seno de la Liga Necochea de Fútbol, supo también darle valor a las reglas aplicadas a todos por igual. Férreo defensor de las finanzas del club y de la Liga, fue un estrecho colaborador de Resuene por más de una década.

    Vivimos juntos a él los glorisos títulos de los juveniles y la máxima consagración de fútbol local, con el Estación Quequén que ganó la plaza al Nacional B, en una época que hoy vemos lejana e irrepetible.
     De trato respetuoso y solemne, a primera vista parecía un ser antipático, su apodo ” El Perro Sola”, pero al poco tiempo de tratarlo uno descubría sus bonbades y su humor fino e irónico. Compartimos viajes con las selecciones juveniles y mayores, como así también con el “verdiblanco”. Resultó ser uno de los más confiables allegados a don Emilio, pese a su identificación con su club. No dudó en defender a la institución, cuando la vió  a su criterio perjudicada, pero de la misma, manera actuaba en respaldo de decisiones que eran delicadas para a propia Liga o sus pares.
     A prinicipios de los 80, tuvimos un encontronazo de aquellos, con él, don Emilio y don Aitor Iturralde, entre otros. Un mal entendido que resultó superado rapidamente, porque en definitiva, todos eramos buenas personas. Eso sí, de aquella reunión salimos todos intoxicados, el culpable resultó Enrique, fumador empedernido que no dejó de mandornos humo a lo largo de toda aquella reunión conciliatoria. A su criterio, es fue nuestro castigo.
     Su trabajo diario, distribuidor de los alfajores Fantoche y otras golosinas, lo ponian cerca de la dulzura, pero a la hora de aplicar el reglamento, Enrique de dulce no tenía nada, lo aplicaba a cara de perro.
     Con su partida, se va también una etapa inolvidable de nuestro fútbol y porque no decirlo, también de nuestra sociedad.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s